Avisar de contenido inadecuado

SOLEDAD DE UNA GUITARRA

{
}

 

 

A la memoria del guitarrista, Enrique de Melchor.

 

SOLEDAD DE UNA GUITARRA

 ¡Qué solita está la guitarra flamenca!

¡Qué solita madre!

Sus cuerdas se quedaron frías una mañana de Enero,

Sus acordes están de luto…

Están de luto porque Enrique de Melchor ha muerto.

 

Los verdiales se miran y lamentan,

La colombiana camina por la plazuela del olvido…

Con la blusa rasgada,

La Granainasolo calla,

El Martinete y la toná van del brazo por el parque de la victoria…

Ayer estaba florido, hoy es un baño de lágrimas,

El fandango ahoga su pena delante de una botella de fino.

 

¡Qué solita está la guitarra!

¡Qué solita madre!

¡Qué solita está la guitarra!

 

¡Qué solita está la guitarra!

Ya no quiere vivas,

Ya no quiere palmas,

Tan solo quiere silencio para mitigar su desgracia.

 

¡Que solita estála Petenera!

Por la calle del desconsuelo baja enlutada,

¡Qué solita está la guitarra!

 

¡Qué solita está la guitarra!

Ya no quiere rosas,

Ni tampoco ovaciones,

Solo quiere estar ausente en esta triste madrugada.

¡Qué solita está la guitarra!

 

La Buleríacon negra mantilla…

Huele a incienso y oración…

Hoy nadie la baila,

Nadie la vitorea,

Nadie la aclama.

 

¡Qué solita está la guitarra!

¡Qué solita madre!

Gime notas de suspiros bajo la luna clara,

¡Qué solita esta la guitarra madre!

¡Qué solita está la guitarra!

 

AUTOR. JESÚS MANUEL RUBIO.

{
}
{
}

Deja tu comentario SOLEDAD DE UNA GUITARRA

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre